Zum Inhalt springen

La estrategia de cero errores

Mucho mejor que solucionar posteriormente un error es asegurarse de que no se produzca. Este es el planteamiento que perseguimos de forma consecuente con nuestra estrategia de calidad.

Nos hemos puesto como objetivo que el índice de errores en Eberspächer se reduzca a cero: en este sentido planificamos y controlamos todas las operaciones y procesos relevantes para la calidad dentro de la empresa. Somos conscientes de que no es posible descartar que el hombre e incluso la máquina cometa algún error. Este evidencia nos permite una cultura abierta que comprende los errores.

Si acaso nos desviamos del resultado deseado, no lo vemos como algo reprobable, sino como punto de partida para mejorar. Y siempre de manera constante: porque la mejora continua es el principio básico de nuestro control de calidad.

Aprendemos de cada error y evitamos de manera consecuente que se repita. Las experiencias que hemos ganado con ello las ampliamos de forma sistemática para detectar a tiempo las fuentes del error en toda la empresa. Con este procedimiento conseguimos resultados concretos: nuestra producción trabaja constantemente cerca del nivel de errores cero. 

Una prestación que encuentra reconocimiento: periódicamente nuestros clientes nos distinguen por piezas de cero errores y una calidad de producto excepcional.